BUENOS DÍAS 25 a 29 de ENERO

 

 

Lunes, 25 de enero

SAN FRANCISCO de SALES, modelo para Don Bosco

Ayer, día 24 de enero, celebrábamos San Francisco de Sales. Don Bosco siempre admiró a este Santo, hasta el punto de elegirlo como modelo y protector para su congregación.

Don Bosco conoce su figura en el seminario de Chieri, donde lee sus obras fundamentales. Lo que más le impresiona e influye es, por un lado, el ejemplo de apóstol y misionero, y por otro, la mansedumbre y dulzura de trato. El primer oratorio fundado por Don Bosco se llamó San Francisco de Sales. La primera iglesia construida en Valdocco por Don Bosco fue dedicada a San Francisco de Sales. En su habitación, Don Bosco tenía un letrero en el que estaba escrito el famoso mensaje divulgado por él “Da mihi animas, coetera tolle” (“Dame almas, llévate lo demás”), una frase bíblica que solía repetir San Francisco de Sales. El apelativo salesiano hace, por tanto, referencia al obispo de Ginebra, pero no sólo a su persona, sino también a su espíritu y mensaje, transmitidos por Don Bosco. Este sentido salesiano se ve en toda su autenticidad en un pequeño tratado que escribió sobre el Sistema Preventivo y cuya puesta en práctica supone la bondad, dulzura y mansedumbre de cuyo espíritu, con el amor, surge la espiritualidad salesiana, la espiritualidad de Don Bosco. San Francisco de Sales es patrono de los periodistas, de los comunicadores y también Don Bosco lo imitó es su faceta de comunicador.

 

Martes, 26 de enero

1º DÍA TRIDUO ESCOLAR

El 30 de octubre Juan debía estar en el seminario. La tarde antes, en Sussambrino, estaba colocando en un baulillo la ropa que su madre le había preparado. “Mi madre –escribe- no me perdía de vista, como si tuviera que decirme alguna cosa. De golpe me llamó aparte y me dijo:

“Juan, ya has vestido la sotana sacerdotal. Como madre, experimento un gran consuelo al tener un hijo seminarista. Pero acuérdate que no es el hábito lo que honra a tu estado, sino la práctica de la virtud. Si alguna vez llegases a dudar de tu vocación, ¡por amor de Dios! No deshonres ese hábito. Quítatelo enseguida. Prefiero tener un pobre campesino a un hijo sacerdote descuidado en sus deberes. Cuando viniste al mundo te consagré a la Santísima Virgen. Cuando comenzaste los estudios, te recomendé la devoción a esta nuestra Madre. Ahora te digo, que seas todo suyo, Juan”.

Al terminar estas palabras, mi madre estaba conmovida. Yo lloraba.

“Madre, le agradezco todo lo que usted ha hecho por mí. Nunca olvidaré sus palabras”.

Por la mañana temprano fui a Chieri y por la tarde del mismo día entré en el seminario”.

Desde lo alto de una pared blanca, un reloj de sol le dio el primer saludo: bajo el cuadrante de las horas estaba escrito: “Afflictis lentae, celere gaudentibus horae”, es decir: “Para el que sufre, tardan en pasar las horas, pero corren veloces para el que tiene el corazón alegre”. Era un buen consejo para un muchacho que se preparaba a pasar seis años seguidos dentro de aquellos muros.

Oración

Te damos gracias, Señor,

por Juan Bosco.

Le diste un corazón lleno de amor,

y tan dilatado

como las orillas de los mares.

En él, millares de hombres y mujeres

han podido descubrir

que eres Tú, Dios del amor,

el que estás presente

como origen, fuente y meta de todo.

 

Miércoles, 28 enero 2015

2º DÍA TRIDUO ESCOLAR

Pero lo que le duele enormemente a Don Bosco, es ver que hay muchachos detrás de los barrotes. Escribe: “Me horroricé al contemplar aquella cantidad de muchachos, de los doce a los dieciocho años, sanos y robustos, de ingenio despierto, que estaban allí ociosos, picados por los insectos, y faltos en absoluto del alimento espiritual y material”.

Volvió otras veces con don Cafasso, y también solo. Buscó la forma de hablar con ellos, no solamente “dándoles la lección del catecismo” (que era vigilada por los guardias) sino de tú a tú. Al principio, las reacciones fueron ásperas. Tuvo que oír insultos pesados. Pero, poco a poco, hubo alguno que se mostró menos desconfiado y logró hablar de amigo a amigo.

Así llegó a conocer sus tristes historias, la rabia, que, a veces, les ponía furiosos. El “delito” más corriente era el robo. Por hambre, por el deseo de algo más que el escaso sustento, y también por envidia de la gente rica que se aprovechaba de su trabajo y les dejaba en la miseria.

Lo que más me impresionaba –escribe Don Bosco- era que muchos de ellos, al salir, estaban decididos a cambiar de vida. Pero al cabo de poco tiempo, terminaban de nuevo allí.

Estos muchachos, decía para mí, deberían encontrar fuera un amigo que se preocupase de ellos y les atendiese e instruyese en la religión, durante los días festivos. Entonces no volverían a la cárcel.

Don Bosco no logra siempre vencer el desaliento. Un día rompe a llorar. Es un instante de duda.

¿Por qué llora ese cura?, – pregunta uno.

Porque nos quiere. También mi madre lloraría, si me viese aquí dentro.

 

Oración

Padre y maestro de los jóvenes, San Juan Bosco,

que tenías como gran tesoro de tu vida

a los pequeños y a los pobres,

mira a este grupo de jóvenes

que se preparan a tu fiesta.

Danos a todos un corazón

como el tuyo: bondadoso, constante y generoso.

Gracias, Don Bosco,

por tu persona, por tu vida entrega totalmente a nosotros. Gracias.

 

Jueves, 29 enero 2015

3º DÍA TRIDUO ESCOLAR

En Mayo de 1886, Don Bosco termina su último viaje hasta España, pidiendo limosna. Ha sido por encargo del Papa, que le ha confiado la construcción de un templo al Sagrado Corazón de Jesús en Roma. Don Bosco, encorvado por los años y el cansancio, sube al altar del grandioso templo para decir Misa. Al llegar a la consagración, observan los sacerdotes que le ayudan que estalla en llanto. Un llanto largo, irrefrenable, que dura casi toda la Misa. Al acabarla, casi le han de llevar hasta la sacristía. Don Viglietti le pregunta preocupado:

¿Qué le pasa, Don Bosco? ¿Se encuentra mal?

Don Bosco sacude la cabeza:

Tenía viva, ante mis ojos, la escena de mi primer sueño, a los nueve años. Veía a mi madre y a mis hermanos y oía su voz discutiendo sobre lo que había soñado…

En aquel lejano sueño le había dicho la Virgen: “A su tiempo lo comprenderás”. Y ahora, mirando hacia atrás, le parecía entenderlo todo. Bien valían la pena tantos y tantos sacrificios, tantos trabajos para salvar a la juventud.

Al alba del 31 de Enero de 1888 moría. A los salesianos que circundaban su lecho les murmuró en los últimos instantes: “Hagamos el bien a todos, ¡a nadie el mal!… Decid a mis muchachos que les espero a todos en el Paraíso!

Oración

Don Bosco:

Tu presencia entre los jóvenes fue causa de escándalo.

Te tomaron por loco los ricos y los sabios.

Entregaste tu amor, lo demás no importaba.

De este modo educaste hombres libres y hermanos.

Don Bosco:

Amaste, a los jóvenes, sin tregua, tu vida fue suya,

y ahora esperas allá, junto al Padre,

junto a todos aquéllos que han hecho posible

que en la tierra renazca la vida abundante.

Gracias, Don Bosco.

Viernes, 29 de enero

CELEBRACIÓN ESCOLAR de DON BOSCO

Escribió Nico Montero hace un año:

“Era una tarea pendiente para mí… “Corazón salesiano” es un homenaje sentido, que sale del corazón, de la mente y del alma, a mi querido Don Bosco y a toda la familia salesiana con la que me siento unido en un universo maravilloso tejido por el carisma salesiano. Ojalá les emocione tanto como a mí me emocionó escribirla”.

(Audio en: http://www.blog.nicomontero.com/wp-content/files/Don-Bosco.mp3.mp3)

 No sé el momento preciso de mi vida

en que llegaste a mi corazón

No sé explicar muy bien cómo alcanzaste

mi alma y mi ser…

Me enamoré de ti,

de los patios siempre abiertos,

de los sueños que se hicieron realidades

de tu alegría que sanaba las heridas

de los chicos de la calle.

Fuiste el refugio, amigo y padre bueno

en las noches de Turín.

Fuiste avivando poco a poco mis anhelos

y mis ganas de vivir.

Me enamoré de ti

de la magia de Valdocco

de tu casa que fue la casa de todos.

De tu coraje y de la entrega sin medida

de tu forma de vivir

¡DON BOSCO,

VIVES DON BOSCO!

EN CADA JOVEN

QUE SUEÑA CONTIGO

UN MUNDO MEJOR

¡VIVA DON BOSCO!

GRACIAS DON BOSCO

MI CORAZÓN SALESIANO

OFREZCO ANTE TI.

Vienes con nosotros, alientas nuestros pasos,

sigues vivo dentro de mí.

Siento tus latidos renovando mis esquemas

y mi forma de vivir.

Me entregaré por ti

a los jóvenes que esperan

ser amados y sentir que Dios les ama

me volveré un saltimbanqui si es preciso

con la magia de un silbido.

Tu nos enseñaste que nada es imposible

si confías siempre en Dios.

“Ella lo ha hecho todo” era lo que nos decías,

en tus ojos la emoción.

María, Junto a tí, mis temores se derrumban.

Mi esperanza no conoce las barreras

la alegría se desborda en mi pecho,

Nada nos detendrá.

¡DON BOSCO,

VIVES DON BOSCO!

EN CADA JOVEN

QUE SUEÑA CONTIGO

UN MUNDO MEJOR

¡VIVA DON BOSCO!

GRACIAS DON BOSCO

MI CORAZÓN SALESIANO

OFREZCO ANTE TI

“Hasta mi último aliento será por los jóvenes,

Por vosotros estudio, trabajo y vivo hasta morir,

Sólo me basta que seáis jóvenes para amaros,

Dame almas, llévate lo demás”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s