BUENOS DÍAS 14 a 18 de MARZO

Lunes, 14 de marzo

Más que una historia, toda una vida

 TEXTO: DE REBELDE Y PRISIONERO A PRESIDENTE (EL PAÍS, 6 de diciembre de 2013)

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918, en una pequeña aldea de vacas, maíz y chozas de barro. Dirigió a Sudáfrica en su emancipación del gobierno de la minoría blanca, fue el primer presidente negro de su país y se convirtió en un símbolo internacional de dignidad y tolerancia.

La pregunta más habitual a propósito de Mandela era cómo, después de que los blancos habían humillado de forma sistemática a su pueblo, habían torturado y asesinado a muchos amigos suyos y le habían mantenido encerrado en prisión 27 años, podía tener tal ausencia de rencor. Desde los 44 años hasta los 71 años estuvo encarcelado.

Formó un gobierno que fue una fusión de razas y creencias, incluía a muchos de sus antiguos opresores. Al ser nombrado presidente, invitó a uno de sus carceleros blancos a la toma de posesión. En 1993, Nelson Mandela recibió el premio Nobel de la paz en reconocimiento por su labor en Sudáfrica.

Nelson Mandela nos enseñó que es posible la reconciliación. Nos enseñó que todos podemos superar un pasado lleno de odio y construir una nueva realidad. Al igual que Jesús de Nazaret, Mandela pasó sus días haciendo el bien, intentando hacer justo lo que durante tantos años se tornó injusto, acercándose al desvalido y al que sufre.  Mandela como Jesús buscaba un mundo en el que predominara el amor y no el odio. Así su historia se convirtió en toda una vida de servicio y entrega a los demás.

¿Somos capaces de estar atentos a las necesidades de quien nos rodea? ¿Somos agentes de amor y no de odio? ¿Somos creadores del Reino en nuestras vidas, con la gente que nos rodea, en nuestros ambientes?

 ORACIÓN FINAL

Padre Nuestro, y padre de todos los que aman, luchan y sueñan.

Despiértanos a la confianza de tus promesas.

Danos un corazón que sepa perdonar al enemigo, hasta destruir la misma enemistad.

Danos unas manos que sepan abrirse, tanto para dar como para recibir porque todos tenemos necesidad de todos.

Danos unos ojos que sepan descubrir lo bueno que siempre hay en todas las personas y en todos los sucesos.

Da agilidad a nuestros pies para estar siempre en camino, en busca del hermano necesitado.

Danos oídos prontos para escuchar la voz de la justicia clamando por la boda de los más necesitados.

Y danos, sobretodo, parecernos a ti, Padre bueno, para que el mundo sepa que somos tus hijos y que tú eres padre de todos. Amén.

María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros

 

 Martes, 15 de marzo

JESÚS, UNA VIDA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA

La Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el año. Sin embargo, para muchos católicos se ha convertido sólo en una ocasión de descanso y diversión. Se olvidan de lo esencial: esta semana la debemos dedicar a la oración y la reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de Jesús para aprovechar todas las gracias que esto nos trae.

Lo importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.

Jesús a lo largo de su vida nos muestra un estilo de vida propio y atrayente, ¿nos convence ese mensaje de vida? ¿Queremos ser seguidores de Jesús? ¿Somos sus nuevos discípulos?

Durante esta semana no olvides que Jesús te ha escogido a ti para protagonizar una vida que cambiará la historia: “TU HISTORIA”.

 ORACIÓN FINAL:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:

donde haya odio, ponga amor,

donde hay ofensa, ponga perdón,

donde hay discordia, ponga unión,

donde hay error, ponga verdad,

donde hay duda, ponga fe,

donde hay desesperación, ponga esperanza,

donde hay tinieblas, ponga luz,

donde hay tristeza, ponga alegría.

María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros

Miércoles, 16 de marzo

MÁS SERVICIO

 El amor a todos está en el centro del mensaje de Jesús. Hoy en día los cristianos dan testimonio de ÉL, adoptando sus mismas actitudes, estando al servicio de los demás.

Ser servicial, es brindar la ayuda necesaria a los otros de manera espontánea, hasta en los detalles más pequeños. Las personas serviciales buscan el bienestar de todos, y más que eso, idean la manera de ayudarlos a que sean felices y motivarlos a lograr sus sueños.

Estamos en Cuaresma y dentro de unos días en Pascua…

Es un buen momento para pararnos a pensar personalmente en esta cualidad y ver si somos personas serviciales, cristianos al servicio de los demás.

 VIDEO:  https://youtu.be/HianSu9ZzkY

 ORACIÓN FINAL

 Quiero servirte en los demás, Señor. Quiero entregar mi vida y lo mejor de mí, para el servicio de los que me rodean.

Muéstrame los caminos de la solidaridad. Dame tu mano, Señor, y guíame hacia donde me necesiten.

Te ofrezco mi tiempo, mi esfuerzo. Prepara mis manos, mi corazón y mi mente, para estar atento a los otros. Para tener una mirada que sepa descubrir tu rostro vivo en los que sufren. AMÉN

María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros

 

Jueves, 17 de marzo

MÁS ENTREGA

La grandeza de una persona no se mide por lo que tiene, sino por lo que da. Amor es entrega: no hay amor más grande, entrega más grande…que dar la vida por los demás. Jesús dio su vida, murió crucificado por nosotros.

No hace falta morir para dar la vida por los demás. Damos nuestra vida a los demás cuando compartimos nuestro tiempo con los que nos rodean… Damos nuestra vida a los demás cuando damos lo mejor de cada uno. Damos nuestra vida a los demás cuando estamos con aquellos que lo necesitan en situaciones difíciles.

A lo largo de la vida aparecerán situaciones que midan cuál es nuestro nivel de entrega. Dios nos pondrá a prueba.

Últimamente… ¿en qué situaciones te ha puesto Dios a prueba para comprobar tu entrega, tu generosidad con los demás? ¿Cómo has reaccionado?

 ORACION PARA APRENDER A AMAR

 Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida; Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua; Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor. Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo; Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro; Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado. Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos; Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos. Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión; Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender; Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos; Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

(Madre Teresa de Calcuta M.C.)

 María Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros

 

 Viernes, 18 de marzo

MARÍA, UNA MADRE QUE SUFRE

El Viernes de Dolores es un día pensado para consolar a la Virgen. Al final de la cuaresma y dos días antes de la Semana Santa la cristiandad se centra especialmente en acompañar a la madre de Jesús. Siempre presente al pie de la cruz ha vivido momentos muy dolorosos.

Todos lo sabemos, que no hay dolor más intenso que la muerte de un hijo. Es el desagarro mayor que se puede vivir, una experiencia que crea una pena insoportable e infinita y un sufrimiento para el que no hay consuelo.

En toda España se vive el Viernes de Dolores de manera muy intensa, aunque las diferencias entre unos sitios y otros son muy notables. En muchas localidades del centro y norte de nuestro país se celebra de una manera recogida, recomendando interiorización y ausencia de gestos externos y llamativos. En algunos sitios como en Andalucía, se considera que los cristianos estamos obligados a compensar el dolor y el sufrimiento por el padecimiento de su hijo con un cariño que le alegre. Hay sentimientos contrarios que cada uno resuelve en su interior.

Todos tenemos la experiencia diaria de personas que padecen dolor físico o psíquico, personal o familiar, en nuestra cercanía. Es una buena oportunidad para que aprendamos al final de la Cuaresma de su espíritu de generosidad y nuestras emociones se dirijan a consolar a tantos que nos necesitan.

 ORACIÓN FINAL: Dios te salve María

María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s