BUENOS DÍAS ESO 04 a 07 de OCTUBRE

Martes, 04 de octubre

CONVIVIR

En un pequeño pueblo, una mujer quedó asombrada al abrir la puerta de su casa y ver a un hombre correctamente vestido que le pedía algo de comer.

– Lo siento -dijo ella-, pero ahora mismo no tengo nada en casa.

– No se preocupe, dijo amablemente el extraño, tengo una piedra de sopa en mi cartera. Si usted me permitiera echarla en una olla de agua hirviendo yo haría la más exquisita sopa del mundo.

A la mujer le picó la curiosidad, puso una olla al fuego y fue a contar el secreto de la piedra a sus vecinas. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver a aquel extraño y su piedra de sopa. El extraño dejó caer la piedra en el agua y la probó:

– ¡Deliciosa! Lo único que necesita es unas cuantas patatas.

– ¡Yo tengo en mi cocina!, gritó una mujer.

Y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de patatas. El extraño volvió a probar: – ¡Excelente! –dijo, y añadió pensativo:

– Si tuviéramos un poco de carne, haríamos un cocido más apetitoso.

Otra ama de casa salió zumbando y regresó con un pedazo de carne que el introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, dijo:

– ¡Ah, qué sabroso! Si tuviéramos unas cuantas verduras, sería perfecto, absolutamente perfecto…

Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias; después de introducir las verduras en el puchero, el extraño probó nuevamente la sopa y con tono autoritario dijo:

– La sal.

– Aquí la tiene, le dijo la dueña de casa.

A continuación dio otra orden:

– ¡Platos para todo el mundo!

La gente se apresuró a ir a sus casas en busca de platos. Algunos regresaron trayendo incluso pan y frutas. Luego se sentaron todos a disfrutar de la espléndida comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa. Todos se sentían extrañamente felices mientras reían, charlaban y compartían por primera vez su comida. En medio del alborozo, el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de sí la milagrosa piedra de sopa, que ellos podrían usar siempre que quisieran hacer la más deliciosa sopa del mundo…

 

CONVIVIR supone vivir con otros, organizarse para compartir espacios de vida, supone encontrarse y entender que todos debemos poner algo de nuestra parte para que la vida tenga “sabor”.

 

ORACIÓN

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:

donde haya odio, ponga yo amor,

donde haya ofensa, ponga yo perdón,

donde haya discordia, ponga yo unión,

donde haya error, ponga yo verdad,

donde haya duda, ponga yo la fe,

donde haya desesperación,

ponga yo esperanza,

donde haya tinieblas, ponga yo luz,

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Señor, que no busque yo tanto ser consolado como consolar,

ser comprendido como comprender,

ser amado como amar.

Porque dando se recibe,olvidando se encuentra,

perdonando se es perdonado,y muriendo se resucita a la vida eterna.

 

 

 Miércoles, 5 de octubre

EL TRABAJO EN EQUIPO

En un pequeño pueblo, existía una diminuta carpintería famosa por los muebles que allí se fabricaban. Cierto día las herramientas decidieron reunirse en asamblea. Una vez estuvieron todas reunidas, el martillo, en su calidad de presidente tomó la palabra.

– Queridos compañeros, ya estamos constituidos en asamblea. ¿Cuál es el problema?

– Tienes que dimitir- exclamaron muchas voces.

– ¿Cuál es la razón? – inquirió el martillo.

– ¡Haces demasiado ruido!- se oyó al fondo de la sala, al tiempo que las demás afirmaban con sus gestos.

– Además -agregó otra herramienta-, te pasas el día golpeando todo.

El martillo se sintió triste y frustrado:

– Está bien, me iré si eso es lo que queréis. ¿Quién se propone como presidente?

– Yo, se autoproclamó el tornillo

– De eso nada -gritaron varias herramientas-. Sólo sirves si das muchas vueltas y eso nos retrasa todo.

– Seré yo -exclamó la lija-

– ¡Jamás!-protesto la mayoría-. Eres muy áspera y siempre tienes fricciones con los demás.

– ¡Yo seré el próximo presidente! -anuncio el metro.

-De ninguna manera, te pasas el día midiendo a los demás como si tus medidas fueran las únicas válidas – dijo una pequeña herramienta.

En esa discusión estaban enfrascados cuando entró el carpintero y se puso a trabajar. Utilizó todas y cada una de las herramientas en el momento oportuno. Después de unas horas de trabajo, los trozos de madera apilados en el suelo fueron convertidos en un precioso mueble listo para entregar al cliente. El carpintero se levantó, observo el mueble y sonrió al ver lo bien que había quedado. Se quitó el delantal de trabajo y salió de la carpintería.

Las herramientas se dieron cuenta de que sólo el trabajo en equipo les hacía realmente útiles y que debían fijarse en las virtudes de cada una para conseguir el éxito.

Para que crezca nuestro grupo, nuestro curso, cada uno debemos aportar algo de nosotros mismos de manera que las cualidades de cada uno nos lleven a conseguir el éxito.

 

Oración

“Señor, veo cómo pasan en mi vida las horas y los minutos.

¡Mira a mis compañeros alegres porque se ven valorados y queridos!

Creo que Tú nos quieres felices

y yo puedo sembrar mucha felicidad a mi alrededor.

Nos quieres tal como somos

y nos aceptas aunque metamos la pata.

Ante Ti no tengo que aparentar ni interpretar un papel,

no tengo por qué cuidar la imagen.

Puedo ser yo sin miedo alguno.

No te escandalizan mis errores,

ni mis dudas y temores.

¡Por eso, Señor, te estoy agradecido! Amén

 

María Auxiliadora de los Cristianos, ruega por nosotros.

 

Jueves, 6 de octubre

 CON UN PROYECTO COMÚN

 Un hombre iba caminando al atardecer por una playa desértica. Mientras caminaba, divisó a otro hombre a lo lejos. Al acercarse, notó que el lugareño se agachaba constantemente, recogía estrellas de mar que se habían clavado en la playa y las iba devolviendo al agua.

Nuestro amigo se sintió confundido. Se acercó y dijo: Buenas noches. Me pregunto qué está haciendo.

– Devuelvo estas estrellas de mar al océano. En este momento, la marea está baja y todas estas estrellas quedaron en la costa. Si no las echo nuevamente al mar, se mueren aquí por falta de oxígeno.

– Ya entiendo, pero ha de haber miles de estrellas de mar en esta playa. Es imposible agarrarlas a todas. Son demasiadas. Además, seguramente esto pasa en cientos de playas a lo largo de toda la costa ¿No se da cuenta de que no cambia nada?

El lugareño sonrió, se agachó, levantó otra estrella de mar para arrojarla de nuevo al mar y respondió:

– ¡Para ésta sí cambió algo!

Todos somos distintos, somos únicos pero vivimos con otros. Somos únicos pero vivimos en sociedad, en grupo. Nuestros proyectos personales tienen algo del grupo y tienen mucho de nosotros mismos.

Vamos construyéndonos teniendo en cuenta que el “sálvese quien pueda” es una mala forma de afrontar la realidad. Vivimos en una sociedad en la que nos sentimos únicos, distintos pero con un proyecto común… construyendo un mundo nuevo, una sociedad nueva en la que apostamos por algo distinto, nuevo. Pero aportando nuestra singularidad dentro de nuestra aula, dentro de nuestro grupo… dentro de nuestra sociedad

 

ORACIÓN

 ¡Padre! te pedimos por nosotros,

que seamos la esperanza del mundo.

¡Padre! No permitas que nos dejemos llevar

por ideologías mezquinas.

Que descubramos que lo más importante

no es ser más, tener más, poder más,

sino servir más a los demás.

¡Padre! Enséñanos la verdad que libera,

que rompe las cadenas de la injusticia,

que hace personas auténticas.

Pon en cada uno de nosotros, un corazón universal

que hable el mismo idioma,

que no vea el color de la piel,

sino el amor que hay dentro de cada uno.

Un corazón que a cada persona le llame hermano y hermana,

¡Padre! Cuídanos. Amén

 

María Auxiliadora de los cristianos,

Ruega por nosotros.

 

Viernes, 7 de octubre

EL ÁRBOL TRISTE

 

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: No sabía quién era.

Lo que te falta es concentración, le decía el manzano:

– Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas

– No lo escuches -exigía el rosal- es más sencillo tener rosas y ¿ves qué bellas son? Y el árbol desesperado intentaba todo lo que le sugerían y, como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

– No te preocupes, tu problema no es tan grave. Es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución: no dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas… sé tú mismo, conócete y, para lograrlo, escucha tu voz interior.

Y dicho esto, el búho desapareció.

– ¿Mi voz interior…? ¿Ser yo mismo…? ¿Conocerme…? , se preguntaba el árbol desesperado, cuando, de pronto, comprendió…

Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole:

«Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble y tu destino es crecer grande y majestuoso, dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje… Tienes una misión: cúmplela». Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

En la vida, todos tenemos un destino que cumplir, un espacio que llenar…

 

Oración

Dios mío, quiero agradecerte por haberme permitido llegar bien a esta semana que termina.

Te doy gracias por haberme permitido servir con alegría y entusiasmo a mis semejantes.

Así mismo quiero pedirte perdón, si es que en algunas ocasiones me he mostrado duro y no les he brindado el servicio adecuado.

Me comprometo a mejorar y a servir a los demás como si te sirviera a Ti.

Te ofrezco este fin de semana, te pido que seas mi guía y que me permitas convivir y disfrutar con mis familiares y amigos.

Te pido también que sigas derramando tus bendiciones sobre cada uno de nosotros para hacer Tu voluntad.

Amén.

María Auxiliadora de los cristianos, Ruega por nosotros.

Nota: ¡Hoy empezamos los grupos Cristo Vive y el Oratorio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s