BUENOS DÍAS 20 a 22 de DICIEMBRE

 

Martes, 13 de diciembre

LA MANERA QUE TIENE DIOS DE SALVAR

 

Yo no creo en las navidades. Yo creo en la Navidad. Las navidades son comerciales, interesadas… La Navidad es dar vida. Es recibir el nacimiento de Jesús en cada uno de nuestros corazones.

 

Al llegar estos días previos a la Navidad a veces olvidamos el sentido original de la misma. No nos acordamos que estamos en Adviento, una época para caminar y prepararnos para uno de los acontecimientos más importantes en la vida de los cristianos: la llegada de Jesús.

 

Adviento es tiempo de espera, pero de una espera activa. Igual que nos preparamos para un gran evento, cuidando todos los detalles, así deberíamos prepararnos para la llegada del Mesías. Sin prisas, sin extravagancias pero de manera activa. Sin esperar a que llegue la ocasión para ponernos manos a la obra. Nos tenemos que anticipar y estar dispuestos.

 

Y para ello es importante que te des cuenta que en ti puede hacerse verdad la Navidad, que en ti va a nacer verdaderamente Jesús. Por eso, si aprovechas el tiempo para ser tú mismo, para conocerte y para descubrir qué es lo que puedes ofrecer al niño que nace hoy, 2016 años después, estarás preparado para celebrar gozosamente la Navidad.

 

  • ¿Este año en tu vida van a ser navidades o Navidad? ¿Vas a recibir la VIDA de Dios en tu corazón? ¿Esta navidad va a ser diferente?

 

ORACIÓN

 

Padre, hoy te pedimos que esta navidad sea diferente, que recibamos a tu hijo en nuestros corazones…

Rezamos juntos: Padre nuestro…

María Auxiliadora de los cristianos,

Ruega por nosotros

 

Miércoles, 21 de diciembre

 PARA UNA NAVIDAD AUTÉNTICA

Lo primero que se nos viene a la mente en estas épocas de Navidad es la comida, el vestuario, la familia, las vacaciones, celebraciones, regalos, etc. Pero, ¿Realmente será esa la navidad que deberíamos celebrar? Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús, aunque muchos de nosotros sabemos que bíblicamente no nació en esta época, pero el mundo entero ha tomado esta fecha para celebrar su nacimiento.

 

Si nuestro objetivo fuera celebrar el nacimiento de Jesús, no tendríamos que esperar una vez al año para celebrarlo, puesto que Jesús nace cada día en muchos corazones que deciden permitirle que entre a morar en ellos.

 

No confundamos el nacimiento de Jesús con fiestas paganas, fiestas con otros objetivos que no tienen nada que ver con agradar a Dios. La navidad es el nacimiento de Jesús en los corazones. Que nuestro objetivo en la vida sea celebrarle todos los días, ¿Cómo?, pues tan fácil como tratar de llevar una vida ordenada y agradable a Él, una vida que busque por todos los medios que su nacimiento en mi corazón sea deseo de querer ser santo porque Él lo es.

 

ORACIÓN FINAL

 

Padre, hoy te pedimos que esta navidad la vivamos con fe. Que realmente esperemos a Jesús como la persona que nos puede salvar, que puede hacer una vida feliz para nosotros.

Rezamos juntos: Padre nuestro…

María Auxiliadora de los cristianos,

Ruega por nosotros

 

Jueves, 22 de diciembre

EUCARISTÍA de NAVIDAD

 

 

Anuncios

BUENOS DÍAS 13 a 16 de DICIEMBRE

 

Martes, 13 de diciembre

 

PROYECTO SOLIDARIO

En estos días muchas personas se hacen conscientes de que han perdido la seguridad en lo que esperaban. Y tienen esperanza en que los que tenemos la suerte de comer todos los días varias veces nos acordemos de ellos y ellas.

 

 «Dos empresas vinculadas con el lujo y dirigidas a un público de muy alto standing se han desmarcado en los últimos días con sendas campañas ‘solidarias’ de gran impacto mediático. Por un lado, el hotel Alfonso XIII ha anunciado que donará dos kilos de comida al Banco de Alimentos por cada reserva que registre para las comidas y cenas de empresa en las vísperas de la Navidad. Por otro, la firma de moda Scalpers, ha anunciado un reparto de ropa procedente de sus stocks para personas necesitadas, además de donar una cantidad proporcional a sus ventas a la Fundación Vicente Ferrer que trabaja en la India. En ambos casos, cuanto más se vende, más ganan los ‘necesitados’. O lo que es lo mismo: cuanto más generosos sean los clientes, más factura la compañía. O sea, un reconfortante masajeo de las conciencias en un ejercicio impecable de solidaridad comercial o negocio solidario. Que cada cual lo llame como quiera mientras el dinero fluya hacia las buenas causas. ¿O no?

 

VÍDEO OPCIONAL: (UNICEF llega donde Papá Noel no va, 0:45 min) https://www.youtube.com/watch?v=ua6EYh1smeU

 

ORACIÓN

“Hoy vamos a rezar por todos aquellos niños que no logran comer más de una vez al día, porque esta Navidad reciban cariño y sonrisas”

Padre Nuestro…

 María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros

 

 

 

Miércoles, 14 de diciembre

 HÉROES SIN SUPERPODERES

 Héroe es aquel que hace de su vida una entrega a los demás. Hay muchos héroes anónimos en nuestro mundo, sin superpoderes, pero personas que sólo se preocupan de hacer el bien a los demás. Ojalá empeñáramos nuestra vida en ser de este tipo de superhéroes.

Hace poco tiempo murió Francisco Escobar, un andaluz, que formando equipo científico con su mujer dedicó su vida a la investigación, trabajando en las zonas más deprimidas de España, donde la enfermedad del bocio era endémica, hasta averiguar su causa y buscarle remedio. Por eso, hoy sabemos que todas las mujeres gestantes deben consumir sal yodada. También gracias a ellos se implantó en España y en el mundo la prueba del talón que hacemos a nuestros hijos. Pero los medios de comunicación no han tenido un espacio en sus portadas para ensalzar la figura de estos héroes, a los que tanto debemos y, por eso, muchos niños querrán ser Ronaldo o Mesi, y no Francisco Escobar.

¿Conoces algunos de estos héroes anónimos? Claro que sí. Y a muchos. Empezando por tu madre y cómo se desvive por ti. ¿Alguien quiere compartir la historia de alguno de estos héroes anónimos que, sin salir en la tele ni en los periódicos, no paran de hacer cosas por los demás?

 ORACIÓN

Demos gracias a Dios hoy por todos los misioneros y misioneras que se encuentran en todos los rincones del mundo ayudando de forma callada a los más necesitados.

Padre nuestro…

 María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros


 

Jueves, 15 de diciembre

 ALEGRÍA

Había una vez un hombre que era muy rico. Era dueño de tantos negocios, de tantas fábricas y de tantos bancos, que todas las semanas recibía en su palacio varios camiones cargados de dinero. Ya no sabía dónde invertirlo ni en que gastarlo. Todo lo que le gustaba se lo compraba: aviones, barcos, trenes, edificios, monumentos, etc. Su gran pasión era comprar y consumir.

Hasta que llegó un día en que este hombre tenía de todo. No había nada que no tuviera. Todo era suyo. Aunque, a decir verdad, había una cosa que no conseguía tener. Y por más que compraba cosas, nunca la lograba encontrar. Esa cosa era la alegría. Nunca encontró la tienda donde la vendían. Se empeñó en buscarla costara lo que costara porque era lo último que le quedaba por tener. Recorrió medio mundo buscándola, pero no daba con ella.

Estando en un pequeño pueblo, se enteró de que un anciano sabio podría ayudarle. Vivía en lo alto de una montaña, en una humilde y pobre cabaña. Hacia allí se dirigió y allí lo encontró.

Al verlo, le dijo:

– Me han dicho que usted podría ayudarme a encontrar la alegría.

El anciano lo miró con una sonrisa y le contestó:

– Pues ya la ha encontrado, amigo. Yo tengo mucha alegría.

-¿Usted?, respondió el hombre extrañado – ¡Pero si usted no tiene más que una pobre cabaña!

–Es cierto y gracias a ello tengo alegría, porque voy dando todo lo que tengo de más al que lo necesita – respondió el anciano.

– ¿Y así se consigue la alegría? -preguntó el hombre.

– Así la he encontrado yo – dijo el anciano.

El hombre se marchó pensativo. Al cabo de un tiempo, se decidió a dar todo lo que no necesitaba a los más pobres. Con gran sorpresa, de repente, descubrió que en su corazón crecía la alegría y se sintió, por primera vez en su vida, realmente feliz. Se había dado cuenta de que había más alegría en dar y en hacer felices a los demás, que en recibir y tener cosas sin compartirlas.

 ORACIÓN

Le pedimos a Dios que nos ayude a encontrar la alegría de la sencillez. Que aprendamos  que la mejor manera de ser felices en esta vida es entregarnos a los demás.

Dios te salve María…

María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros


Viernes, 16 de diciembre

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO

El tercer domingo de Adviento habla de la alegría. Seamos en esta semana verdaderos misioneros y testigos de la alegría que da Dios y de la alegría que sentimos al compartir. Digamos al mundo con nuestro propio ejemplo, que no hace falta tener muchas cosas para ser feliz, al contrario, que la felicidad está precisamente en vivir de forma sencilla y solidaria. Y no nos quedemos con esa alegría en nuestro interior, se nos ha dado para contagiarla y transmitirla. Convenzámonos de que el mundo de hoy necesita más que nunca de esta alegría sana, sencilla y verdadera.

En medio del Adviento, el tercer domingo resalta una de las más importantes características que deben definir a un cristiano: la alegría. Claro que no estamos hablando de la alegría plástica y falsa, la que ofrece simple ocio, entretenimiento y diversión. Tampoco hablamos de la alegría natural que se deriva de que las cosas nos salgan bien. O de la alegría tonta de quien no se entera de la vida y la vive de forma inconsciente o irresponsable.

Hablamos de la alegría que nace de Dios, la alegría de sabernos amados siempre por Él, la alegría que no se va cuando nos llegan los problemas y dificultades, la alegría de compartir los dones y talentos que hemos recibido de su bondad, la alegría de ser solidarios con el pobre, la alegría de valorar las cosas más sencillas que nos rodean, la alegría de dar vida a los que están como muertos en nuestra sociedad, la alegría de hacer andar a los cojos de alma y de espíritu, la alegría de transmitir luz a quienes ya no ven la hermosura de la creación, la alegría de hacer brotar la esperanza en medio del pesimismo que nos rodea, la alegría que nace de lo más esencial del Evangelio de Jesús que hoy es proclamado ante Juan el Bautista.

ORACIÓN

Le pedimos a Dios que nos ayude a encontrar la alegría profunda que nace del corazón.

Dios te salve María…

María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros

BUENOS DÍAS 07 y 09 de DICIEMBRE

Miércoles, 07 de diciembre

EL ABRAZO DE UNA MADRE

Los equipos de rescate que trabajaban a contrarreloj en las ruinas de la devastada ciudad iraní de Bam no daban crédito a lo que veían sus ojos cuando, bajo los escombros de una vivienda, encontraron con vida a un bebé de seis meses entre los brazos de su madre, la cual había fallecido en el terremoto.

Cuando las esperanzas por encontrar supervivientes comenzaban a desaparecer se hizo la luz. «La encontramos por la mañana entre los brazos de su madre y su estado de salud era bueno», comentó un miembro de la Media Luna Roja encargado de las labores de rescate.

Según los voluntarios, el abrazo protector de la madre protegió a la niña de la caída de escombros y salvó su vida.

ORACIÓN

Dios te salve María…

MARÍA AUXILIADORA DE LOS CRISTIANOS,   RUEGA POR NOSOTROS

 

Viernes, 09 de diciembre

 EL REFLEJO DE LA VIDA

Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada del pueblo.

Un día, un joven se le acercó y le preguntó:

– Yo nunca he venido por estos lugares… ¿cómo son los habitantes de este pueblo?

El anciano le respondió con otra pregunta:

– ¿Cómo eran los habitantes del lugar de dónde vienes?

– Eran egoístas y malvados, por eso me he alegrado de salir de allí.

– Así son los habitantes de este lugar – respondió el anciano.

Un poco después otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta:

– Soy forastero aquí. ¿Sería tan amable de decirme cómo son los habitantes de este lugar?

El anciano le respondió con la misma pregunta:

– ¿Cómo eran los habitantes del lugar de dónde vienes?

– Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos y trabajadores. Tenía tantos amigos que me ha costado mucho separarme de ellos.

– Así son los habitantes de este lugar – respondió el anciano.

Un hombre que había llevado a sus animales a beber agua del pozo, había escuchado las dos conversaciones. Cuando el joven se alejó le preguntó al anciano:

– ¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente distintas a la misma pregunta hecha por dos personas?

Mira – le respondió el anciano -, cada uno lleva el universo en su corazón. Quién no ha encontrado nada bueno en su pasado tampoco lo encontrará aquí. En cambio, aquel que tenía amigos en su lugar de origen, encontrará también aquí amigos leales y fieles.

Porque las personas son lo que encuentran en sí mismas. Encuentran siempre lo que esperan encontrar. Todo lo bueno y lo bello de la vida que necesitas lo llevas dentro de ti. Simplemente, déjalo salir.

 ORACIÓN:   JUNTOS HACEMOS

Para hacer pueblo y tierra

todos valemos, sabemos y podemos.

Si tienes cinco, pon cinco

si tienes dos, pon dos…

Se valiente y humilde

para descubrir y reconocer tu don

acéptalo y acéptate a ti mismo con él.

Si Dios te dio corazón,

que tu corazón no falte en la hora de la fraternidad.

Si Dios te  dio alegría,

que tu alegría no falta en la fiesta de los pobres.

Si Dios te hizo reflexivo

que tu reflexión no falte a la hora de medir los pasos

para conseguir un mañana mejor.

MARÍA AUXILIADORA DE LOS CRISTIANOS, RUEGA POR NOSOTROS.