BUENOS DIAS 13 a 16 de JUNIO

 

 

Martes, 13 de Junio

SAN ANTONIO

 

Célebre apóstol franciscano, doctor de la Iglesia universal y uno de los santos más venerados por el pueblo cristiano. Es conocido como «el santo de todo el mundo» por la amplísima devoción popular de que siempre ha gozado dentro de la Iglesia, como «el santo de los milagros», debido a los muchos portentos que se le atribuyen, y como «Doctor Evangélico» en atención al profundo conocimiento de la S. E. que manifiesta en sus escritos.

Sabemos que nació en Lisboa entre1188 y 1191. Sus padres pertenecían a la burguesía acomodada de la ciudad. Como tales, lo más probable es que proporcionaran al santo una sólida educación religiosa y que lo enviaran a formarse intelectualmente a la escuela de la catedral. Siendo todavía muy joven, ingresó en el monasterio de San Vicente de Fora, situado en las afueras de Lisboa.

 

Pío XII lo declaró Doctor de la Iglesia Universal. Es un santo eminentemente popular al que acude el pueblo sencillo en busca de solución para todas sus necesidades, no obstante, se le presta cada vez mayor atención a la eficiencia de su apostolado y a la doctrina contenida en sus escritos.

ORACIÓN
¡Oh admirable y esclarecido protector mío,
San Antonio de Padua!
Siempre he tenido grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades,
rogando por mí al Señor a quien servisteis,
a la Virgen Santísima a quien amasteis
y al divino Niño Jesús que tantos favores os hizo.
Rogadles por mí,
para que por vuestra poderosa intercesión me concedan lo que pido.

¡Oh Glorioso San Antonio!
Pues las cosas perdidas son halladas por vuestra mediación
y obráis tantos prodigios con vuestros devotos;
yo os ruego y suplico me alcancéis de la Divina Majestad
el recobrar la gracia que he perdido por mis pecados,
y el favor que ahora deseo y pido,
siendo para Gloria de Dios
y bien de mi alma.
Amén.

 

María Auxiliadora de los Cristianos, Ruega por nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

Miércoles, 14 de Junio

 

SER TESTIGO DE JESÚS

 

 

Nadie puede ser testigo de Jesús si antes no ha tenido un encuentro personal con Jesús. Por definición, un testigo es alguien que ha visto u oído de primera mano acerca de algo de lo cual tiene conocimiento, por ello para ser testigo de Jesús antes hay que tener un encuentro personal con Él, es decir que le debe conocer.

 

¿Qué es un encuentro con Jesús?

 

Desde niño recuerdo haber escuchado con mucha frecuencia el nombre Jesús. Durante muchos años asistí todos los domingos a una iglesia que predicaba bajo el nombre de Jesús, pero sin embargo no había tenido nunca un encuentro con Jesús. Incluso no sabía ni cómo hacer para comunicarme con Él, ya que lo único que sabía hacer era repetir palabras que creía iban dirigidas a Jesús. Cuando joven era frecuente que a solas me arrodillara a citar de forma repetitiva la oración del padre nuestro y varias veces más, una oración que supuestamente iba dirigida a la madre de Jesús. Sin embargo esto era algo mecánico, lo cual hacía de esa forma debido a que era la única manera que me habían enseñado para comunicarme con el creador. En cierta ocasión dentro de un grupo juvenil religioso al que asistía, tuve la oportunidad de orar por una persona que padecía de una enfermedad terminal y no pude decir más que un par de palabras, pues no sabía cómo comunicarme con el Dios todopoderoso para interceder por esa persona. Dicho evento marco mí vida, pues me di cuenta de cuán lejos estaba de Dios y de que realmente no le conocía.

 

Conocer a Jesús va mucho más allá que el solo hecho de saber que Él existe. Un encuentro con Jesús es haber experimentado un nuevo nacimiento por haber creído en su obra redentora. Es haber experimentado un cambio de rumbo en la vida.

Tomado de testigo de Jesús.com

 

Oración

 

Que sepa escuchar Señor tu

voluntad para mi vida

No podemos hacer grandes cosas,

pero sí cosas pequeñas con un gran amor.

No importa tanto cuánto hagamos,

sino cuánto amor pusimos en la tarea.

No importa tanto cuánto demos,

sino cuánto amor pusimos en la donación.

Las cosas pequeñas son ciertamente pequeñas,

pero saber creer en las cosas pequeñas

es una gran cosa.

(Teresa de Calcuta)

 

María Auxiliadora de los Cristianos, Ruega por nosotros.

 

 

 

 

 

Jueves, 15 de Junio

CORPUS CHRISTI

 

Corpus Christi es la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Este día recordamos la institución de la Eucaristía que se llevó a cabo el Jueves Santo durante la Última Cena, al convertir Jesús el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre.

Es una fiesta muy importante porque la Eucaristía es el regalo más grande que Dios nos ha hecho, movido por su querer quedarse con nosotros después de la Ascensión. La Eucaristía es uno de los siete Sacramentos. Nos recuerda el momento en el que el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. Éste es el alimento del alma. Así como nuestro cuerpo necesita comer para vivir, nuestra alma necesita comulgar para estar sana. Cristo dijo: “El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.”
Todos queremos ser buenos, ser santos y nos damos cuenta de que el camino de la santidad no es fácil, que no bastan nuestras fuerzas humanas para lograrlo. Necesitamos fuerza divina, de Jesús. Esto sólo será posible con la Eucaristía. Al comulgar, nos podemos sentir otros, ya que Cristo va a vivir en nosotros. Podremos decir, con San Pablo: “Vivo yo, pero ya no soy yo, sino Cristo quien vive en mí.”
ORACIÓN

 

“Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente recibirte dentro de mi alma,
pero no pudiendo hacerlo sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Quédate conmigo y no permitas que me separe de ti.
Amén”

 

María Auxiliadora de los Cristianos, Ruega por nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viernes, 16 de Junio

 

VÍCTIMAS DE LA MENTIRA DE NERÓN

 

Después de la Ascensión de Jesús al cielo, los Apóstoles continuaron con el anuncio de la Buena Nueva, y el número de cristianos fue cada vez más en aumento. Sin embargo, el Senado romano rechazó esta nueva religión, el cristianismo, que era contraria a las tradiciones de Roma y la declaró ilícita hacia el año 35 d.C.

 

Más adelante, Nerón para librarse de la acusación de haber incendiado Roma, culpó a los cristianos, acusándolos de ser una religión maléfica que practicaba el canibalismo, al no entender el sentido de la Eucaristía, y difamándolos como incestuosos, por la costumbre que tenían de llamarse hermanos y darse el beso de la paz.

 

Fue así que se desencadenó una serie de persecuciones en la que miles de cristianos dieron su vida por proclamar y creer en el verdadero amor de Dios que Jesucristo enseñó.

 

 

Oración

 

Señor, Dios nuestro,

que santificaste los comienzos de la Iglesia romana

con la sangre abundante de los mártires,

concédenos que su valentía en el combate

nos infunda el espíritu de fortaleza

y la santa alegría de la victoria.

Por nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

 

María Auxiliadora de los Cristianos, Ruega por nosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s