BUENOS DÍAS ESO 4 a 8 de JUNIO

 AMA A DIOS

 

 

Lunes 04 de Junio              EL ESPEJO ESTROPEADO

Había una vez un joven listo y rico, que tenía prácticamente de todo, así que sólo le llamaba la atención los objetos más raros y curiosos. Eso fue lo que le pasó con un antiguo espejo, y convenció a sus padres para que se lo compraran a un misterioso anciano. Cuando llegó a casa y se vio reflejado en el espejo, sintió que su cara se veía muy triste. Delante del espejo empezó a sonreír y a hacer muecas, pero su reflejo seguía siendo triste.

Extrañado, se fue de compras y volvió todo contento, pero al verse en el espejo vio que su reflejo seguía triste. Decepcionado, gritó: “¡Vaya un espejo más birrioso! ¡Es la primera vez que veo un espejo estropeado!”

Esa misma tarde salió a la calle y se encontró con un niño pequeño que lloraba entristecido. Lloraba tanto y le vio tan sólo, que fue a ayudarle para ver qué le pasaba. El pequeño le contó que se había extraviado y no encontraba a sus papás, y juntos se pusieron a buscarlo. Como el chico no paraba de llorar, nuestro niño gastó su dinero para comprarle unas golosinas para animarle hasta que finalmente, tras mucho caminar, terminaron encontrando a los padres del pequeño, que andaban preocupadísimos buscándole.

El joven se despidió del chiquillo y se encaminó al parque, pero al ver lo tarde que se había hecho, dio media vuelta y volvió a su casa. Ya en casa, al llegar a su habitación, le pareció ver un brillo procedente del rincón en que abandonó el espejo. Y al mirarse, se descubrió a sí mismo radiante de alegría, iluminando la habitación entera. Entonces comprendió el misterio de aquel espejo, el único que reflejaba la verdadera alegría de su dueño.

Y desde entonces, cuando cada mañana se mira al espejo y no ve ese brillo especial, ya sabe qué tiene que hacer para recuperarlo.

¿Cómo ayudas tú a los demás? ¿Me siento mejor cuando hago algo por los demás?

Oración: DIOS TE SALVE… María Auxiliadora de los cristianos…

 

 

Martes 5 de Junio          EL JOVEN QUE QUERÍA CONOCER A DIOS

Había una vez un joven que quería conocer a Dios. Él sabía que había que hacer un largo viaje hacia donde vivía Dios, cogió su mochila, la lleno de bocadillos y refrescos y emprendió su partida.

Cuando había recorrido cerca de 3 km, se encontró con una viejecita. Ella estaba sentada en el parque, observando algunas palomas. El joven se sentó junto a ella y abrió su mochila. Él estaba a punto de tomar su bocadillo cuando notó que la viejecita se veía con hambre, entonces él le ofreció uno. Ella lo aceptó muy agradecida.

Ellos se quedaron allí toda la tarde comiendo y sonriendo, pero ninguno de ellos decía palabra alguna.

Cuando empezó a oscurecer, el joven estaba cansado y se levantó para irse. Antes de haber dado unos pasos más, él se dio la vuelta y corrió hacia la viejecita y le dio un abrazo. Ella le dio la más grande y hermosa sonrisa.

Cuando el joven abrió la puerta de su casa, su madre estaba sorprendida por la felicidad que demostraba. Ella le preguntó cuál era la causa. Él le contestó:

– He comido con Dios. ¿Y sabes qué? ¡Ella tiene la sonrisa más bella que he visto!

Mientras tanto la viejecita, también con mucha felicidad, regresó a su casa. Su hijo estaba anonadado por la paz que mostraba en su cara y preguntó:

– Madre, ¿qué hiciste el día de hoy que te ha hecho tan feliz?

Ella contestó:

– Yo comí panecillos en el parque con Dios. ¿Y sabes qué?, Él es más joven de lo que esperaba.

Esta historia nos muestra que tú encuentras a Dios en todos los lugares y rostros. Desafortunadamente, muchos de nosotros pasamos la vida buscando una visita de Dios, sólo que estamos muy ocupados para reconocerlo. ¿Te has encontrado con Dios?

Oración: DIOS TE SALVE… María Auxiliadora de los cristianos…

  

Miércoles 6 de Junio           TODO COMIENZA CON EL CORAZÓN

Es probable que creamos que nuestro corazón es simplemente la sede de nuestras emociones. Sin embargo, en la Biblia nuestro corazón es mucho más que eso. Es cierto que el corazón está compuesto de nuestras emociones, pero también de nuestra mente, voluntad y conciencia. Nuestro corazón es la fuente de nuestros sentimientos, pensamientos, intenciones y nuestro sentido de culpabilidad cuando hacemos algo que no está bien.

Dios nos creó con un corazón a fin de que lo amaramos plena y absolutamente. Cuando nuestro corazón se desvía del Señor por cosas como el pecado o preocupaciones, nuestro corazón se cubre por un velo y no podemos mirar o reflejar al Señor. Sin embargo, cuando volvemos el corazón al Señor, el velo en nosotros es quitado y podemos ver al Cristo glorioso. Vemos Su belleza, Sus virtudes y cuán maravilloso Él es, y Él imparte en nuestro ser lo que Él es, incluyendo Su amor y nuestro amor por Él crece.

Así que, ¿cómo podemos obedecer el mandamiento del Señor de amar “al Señor tu Dios con todo tu corazón”? ¿Miramos el mundo con ojos llenos de amor?

Oración

DIOS TE SALVE… María Auxiliadora de los cristianos…

 

Jueves 7 de Junio                                  ¡ÉL VIVE EN TI!

¡Estamos llegando a la recta final del curso! Por ello, empezamos el mes de junio, dando gracias a Dios por estar siempre a nuestro lado y pidiendo que nos ayude a vivir como Él, ayudando a los demás.

Intentemos hacer algunas pequeñas cosas que harán de cada día algo especial.

Cosas como, estar siempre alegres para transmitir nuestra positividad a las personas.

AYUDAR a alguien que lo necesite, debemos de tener una mirada atenta a los más necesitado como el mismo Jesús nos cuenta en la Biblia. Decir por ejemplo, “¿cómo te encuentras?, gracias por estar a mi lado, por favor, te quiero, etc.

Hay detalles que pueden cambiar el mundo de alguien, y no tiene que ser necesariamente algo material. Puede ser un abrazo en un momento especial, una mirada de cariño, o un acto de ayuda.

¿Qué hacer todos los días para llenar tu vida de alegría? ¿Crees que hay alguien que vive y permanece en ti y siempre está aquí?         

 

Viernes 08 de Junio       ¡DERRAMA LA FUERZA DE TU AMOR!

Piensa cómo puedes hacer que tu luz o tus cualidades no queden encerradas en ti mismo sino que se comuniquen, para que los demás tengan luz y para que entre todos podamos hacer un mundo mejor y que la vida se llene de luz y de color.

Nunca seas un engreído contigo mismo, piensa en los demás y no pidas recompensa alguna. Tu mayor recompensa será la satisfacción.

Los pequeños detalles cuentan mucho en la vida. Nunca dejes de hacer el bien por insignificante que parezca.

 

Si conoces a un niño, ámalo.

Si conoces a un anciano, compréndelo.

Si conoces a un enfermo, consuélalo.

Si conoces a un solitario, dale tu compañía.

Si conoces a un débil, fortalécelo.

Todo esto: niño, anciano, enfermo, solitario y débil, necesitarán de ti.

 

Piensa en un momento en todas las personas que te ayudan todos los días. ¿Conoces alguna persona necesitada? ¿De qué manera puedes ayudarle? ¿Te sientes feliz ayudando a los demás?

 

Oración: DIOS TE SALVE… María Auxiliadora de los cristianos…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s