BUENOS DÍAS ESO 9 A 12 de ABRIL

 Martes, 9 de Abril                      ¿DÓNDE ESTÁ EL OCÉANO?    

 

“Usted perdone -le dijo un pez a otro- es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame, ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado”.

“El Océano -respondió el viejo pez- es donde estás ahora mismo”.

“¿Esto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano”, replicó el joven pez totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Señor, tenemos quien nos ama en la casa o entre los amigos y a veces se nos mete en la cabeza que nadie nos quiere.  Queremos a algunas personas y, sin embargo, les hacemos sufrir. ¡Cuánto despiste hay en nuestra vida! Ayúdanos a andar con los ojos abiertos, para no engañarnos ni dejarnos engañar.

 DIOS TE SALVE… MARÍA AUXILIADORA…

 

Miércoles, 10 de Abril                 EL ABUELO Y LA ABUELA

 El abuelo y la abuela se habían peleado, y la abuela estaba tan enojada que no le dirigía la palabra a su marido. Al día siguiente, el abuelo había olvidado por completo la pelea, pero la abuela seguía ignorándole y sin dirigirle la palabra. Y, por más esfuerzos que hacía, el abuelo no conseguía sacar a la abuela de su mutismo. Al fin, el abuelo se puso a revolver armarios y cajones. Y cuando llevaba así unos minutos, la abuela no pudo contenerse y le gritó airada: «¿Se puede saber qué demonios estás buscando?».

«¡Gracias a Dios, ya lo he encontrado!» —le respondió el abuelo con una maliciosa sonrisa—. ¡Tu voz!

Señor: a unos les duran muy poco los enfados, pero hay otros a quienes nos duran mucho, porque nos cuesta perdonar y olvidar. Mantenernos sin hablar a un amigo o a alguien de casa porque nos hemos peleado con él nos hace sufrir a nosotros mismos y a la otra persona. Ayúdanos, Señor, a no ser como la abuela de la fábula. Te damos gracias hoy por las personas alegres y por las que saben perdonar, que nos ayudan a vivir felices.

DIOS TE SALVE… MARÍA AUXILIADORA…

 

 Jueves, 11 de Abril                      EFECTO PIGMALIÓN

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron lo hondo que era, dijeron a las dos ranas que estaban en el fondo que se debían dar por muertas.

Una de las ranas hizo caso a lo que las demás decían y se rindió. Se desplomó y murió. La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible.

La multitud de ranas le gritaba ¡no saltes más! Pero la rana saltaba cada vez con más fuerza hasta que finalmente saltó fuera del hoyo. Cuando salió, las otras ranas le preguntaron:

– ¿No escuchaste lo que te decíamos?

La rana les explicó con gestos que era sorda. Ella pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más para salir de allí.

Las palabras pueden tener un efecto positivo o negativo, dependiendo de cómo las empleemos. Las palabras tienen un poder más grande de lo que imaginamos. Todo el mundo tiene la capacidad de animar con sus palabras, de empujar hacia metas.

 

DIOS TE SALVE… MARÍA AUXILIADORA…

 

Viernes, 12 de Abril                    MADRE TERESA

Su vida reflejó la contradicción de un siglo tan pleno de desarrollo económico como de muerte y destrucción. Desde los vertederos de la Humanidad, fue capaz de lanzar un testimonio de amor, esperanza y solidaridad. Lo hizo a través de los pobres, los enfermos, los olvidados y los excluidos de una de las naciones más clasistas del mundo, la India. Para ella, cualquier pobre era el rostro palpable de su gran Amor, Jesús de Nazareth. Tras su muerte, se supo que Teresa de Calcuta sufrió indecibles dolores físicos y espirituales. Atravesó multitud de “noches oscuras”, periodos de sequedad interior en los que se sintió abandonada por Dios. En esos momentos, lejos de flaquear, su fe se enraizó, así como su compromiso por los pobres.

Algunas Frases de la Madre Teresa de Calcuta

El día más bello, hoy.

La cosa más fácil, equivocarse.

El error mayor, abandonarse.

La raíz de todos los males, el egoísmo.

La distracción más bella, el trabajo.

La peor derrota, el desaliento.

Lo más imprescindible, el hogar.

El mejor remedio, el optimismo.

La fuerza más potente, la fe.

El regalo más bello, el perdón.

La cosa más bella, el amor.

DIOS TE SALVE… MARÍA AUXILIADORA…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s